Archive for the ‘Discos’ Category

Hachazo-Ganas de guerra (y entrevista)

septiembre 3, 2010

Hola hola…Según el contador de visitas, sigue habiendo gente por aquí. Supongo que estas vacaciones (dos meses, a lo tonto) me deberían haber servido para volver con las pilas puestas. No, no voy a disculparme ni dar explicaciones, se me cortó el rollo temporalmente y decidí acumular durante Julio y Agosto para volver fuerte, ya está.

Este verano uno de los discos que más he escuchado ha sido el nuevo de Hachazo, Ganas de Guerra, con el que pretendía hacer el último post antes de dejar esto colgado. Sin embargo, son tan buena gente que aceptaron contestarme a unas preguntillas. La cosa se ha ido alargando pero al fin tengo las respuestas a una decena de preguntas sobre la banda, el disco y todo lo demás

 Personalmente, el disco me encanta. No es La Ley del Oeste, pero no sabría decir cual de los dos me gusta más, siendo ambos piezas angulares de mi discoteca estatal. Este es muuuucho más contundente y potente, una paliza a lo skinhead para los oídos lo mires por donde lo mires, pero que en vez de romperte huesos te deja ganas de más. Ahora que lo dejan, es bastante putada quedarte con ganas de más Hachazo.

Y ya está, tampoco me voy a enrollar mucho, ya que la mitad de las cosas que podría decir del disco ya andan dichas en la entrevista, donde de paso aprovecho para citar mis canciones favoritas del último pepino de los leoneses. Quiero agradecerles desde aquí otra vez toda la felicidad que me han metido en vena, tanto con su música como aguantando mis preguntitas XD. (more…)

Anuncios

Reincidentes-America. Canciones de ida y vuelta

junio 2, 2010

Aprovechando de que el otro día pude disfrutar del directo de los Reincidentes en Hortaleza (recomendado para todo el mundo acudir alguna vez a un concierto de esta gente) voy a hablar de su último disco, aunque ya tenga un tiempo…

Como no soy un aficionado a los discos tributo, y mucho menos cuando se trata de un grupo tributando a mucha gente distinta, ya de por si el plástico me llamaba bien poco, pero al final me decidí a comprarlo. Buen precio, distribución alternativa y, que demonios, que son los Reinci y valía la pena hacer la inversión para escucharlo por primera vez siguiendo lentamente el libreto del disco (que no es nada del otro mundo, las letras y un par de fotos, pero yo soy muy fetichista de los formatos físicos.

El tema de apertura, una versión de Pablo Milanes, es de los cortes más interesantes del disco, pero, como va a ser tónica general del disco, será más por las letras, impecable elección del grupo a la hora de escoger temas, que por la música. Este es, probablemente, el peor disco de los sevillanos.

La tercera de las canciones es decididamente una de las mejores canciones de la música con contenido político que conozco. Yo te nombro es una letra con tanta fuerza, con tanta capacidad, que incluso en la versión regulera, coral y muy inferior a las versiones “de cantautor” sigue inyectando en las venas rebeldía y ganas de salir a quemar las calles.

Playa Giron, versión de la inolvidable de Silvio Rodríguez, es (en mi opinión) de las peores adaptaciones, precisamente debido al peso que en mi cabeza tiene la original. De las canciones que solo he escuchado entera solo una vez, porque me desagrada profundamente.

Casas de cartón, tema que tocaron el pasado fin de semana en Madrid junto con Yo te nombro, es otra de esas adaptaciones casi imposibles de defender. Cuando tienes la original tan grabada a fuego…sin embargo, es mucho más aguantable que la media del disco, de modo que bien por ellos.

Quieren dinero es uno de los temas que más me gustaron del Cd, y reconozco que hasta me gusta, con un toque muy rockero que le pega mucho. A cambio le sigue la más decepcionante de todas las canciones, y la única que consta del nombre de Reincidentes entre sus autores. Aclaración a un intelectual apolítico, una letra que me gusta en una canción que no me dice nada de nada. El resto del disco es flojo flojo, y dudo que sea bien recordado.

Eso si, que conste que la idea me parece valiente, y el grupo sale airoso con un trabajo en “la media”. Simplemente, son una banda que puede sacar mucho más de si mismos y en ese sentido, este bloque de versiones les ha salido mal. También me alegra encontrarme con unos Reincidentes más izquierdistas que en sus dos anteriores trabajos, aun que dado que las letras son de otro, habrá que esperar a la próxima entrega para certificar que la rebeldía de esta banda no empieza a acomodarse. Y aplaudir (de nuevo) la iniciativa de Realidad Musical, que empuja mucho, al menos a mi, a la hora de gastarme los cuartos en sus futuros proyectos.

The Empire strikes first

marzo 21, 2010

Uno de mis disco favoritos de la primera década del siglo XXI en lo que a punk en ingles se refiere es el que en 2004 los Bad Religion sacaron bajo el título “The Empire strikes first”.

Los motivos son varios. El primero es sus potentísimos primeros minutos. Tras una tensa overtura, como un coro del infierno se alzan las voces de Sinister rouge, probablemente mi tema favorito del Cd, y una de las canciones que más me gustan de toda la larga carrera de los californianos. El tercer tema, Social suicide, con un sonido casi de punk adolescente yanqui, también es uno de mis predilectos. Una entrada muy muy potente que asusta. “El disco perderá fuelle” me digo preocupado.

Pues podría ser, pero los Bad religion saben lo que hacen, de modo que el final de la cuarta canción parece cerrar una primera etapa del disco terminando con unos suaves acordes que se funden con el silencio antes de que el reproductor vuelva a hacerte saltar con otro enorme tema, como un segundo inicio, algo más calmado que Sinister rouge, pero igualmente fuerte y contundente. All there is nos hace recomenzar, volvemos a empezar el disco y esta vez la cosa va a ir en una suave pendiente de potencia, manteniendo todos los temas un estilo de punk americano cuidado y bastante melódico, pero sin perder la esencia, que para algo estamos escuchando a los grandes.

¿He dicho ya que Bad Religion me parece un grupazo?

Se atreven a cambiar de bando y hacer un guiño al rapcore con Let them eat war, se marcan grandes temas como God´s love; pero lo grande aún está por llegar, para mí el momento en que coges la caja del disco y dices “Espera, ¿cómo se llama esa canción? Que no se me olvide” es con el corte que da nombre al conjunto. The Empire Strike First es una canción con una fuerza increíble, en la que la batería, las voces (tanto principal como coros) ocultan a las guitarras para dejar simplemente paso a todo eso que hace que los Bad religion me muevan por dentro cuando los escucho.

A partir de ahí viene la recta final, en la que el grupo sabe que cada segundo de canción va a influir en como guardaremos el disco cuando deje de sonar. En lugar de darnos más de lo mismo, se atreven con un tema tan distinto a las canciones anteriores como Boot stamping on a human face forever. Esta canción no suena a punk, para nada, es algo raro, y sin embargo muy magnética, realmente una de esas para escuchar cuando estás “diferente”. La canción que da el cierre, The fall of man, vuelve a las claves de los temas rapidillos y sencillos del punk más básico, con la marca típica del grupo y una factura muy cuidada.

En definitiva, un disco para perderte entre los coros, para navegar entre golpe y golpe de batería, para olvidarte de que lo que suenan son cuerdas y te dejes llevar por los rápidos riffs de uno de los grupos más veteranos de Estados Unidos.