Archive for the ‘Conciertos’ Category

Fiestas Alternativas de Alcorcón. 11-S

septiembre 12, 2010

Llevaba poco tiempo sin ir de concierto, pero este me apetecía especialmente ya que tocaba uno de mis fetiches musicales, Lágrimas y Rabia. De paso también tocaban los Rabia Proletaria, grupazo al que llegue a odiar una temporada por pura repetición de verles semanas si semana también, pero que bien valen un viajecito para verles. El espacio, la Escuela Taller de Alcorcón. Hora, las 21:00 y comienza la matraca.

Los primeros, unos tales Desgobierno, debían ser locales y dieron un concierto simpático sin más. La verdad es que no resultaban nada malos. El segundo grupo, también de Alcorcón y bastante jaleado por el típico grupo de punkys tumultuosos eran Rebelworkers, grupo de aspecto y sonido skin (ellos lo llaman Street-punk y no rechistes, aunque no tenga ningún puto sentido) eran regulares.

No es que fuesen malos, de echo el batería estaba echo un fiera, pero entre que la voz del bajista me molaba más que la del cantante y que el guitarra necesita unas semanas más cogiendo seguridad a las seis cuerdas, la cosa quedo algo floja. Lo compensaron con una pequeña legión de grupo entregado y un par de versiones: Música Oi! de los Kaos Urbano y una de los Suspenders. Ya digo, sin nada especial que reseñar.

Después salieron Supertiritas, que dieron un concierto que personalmente me encantó. También les había visto ya en alguna parte, creo recordar, y aunque destrozasen completamente Fiesta de mujeres de los Asto Pituak (en serio, terrible) por lo demás dieron un concierto muy decente.

La cosa comenzaba a calentarse, los Rabia Proletaria salieron a comerse el escenario y se lo comieron pero a base de bien. Dieron un gran concierto y punto, tampoco puedo decir mucho más. Vale la pena ir a escucharles en directo.

A todo esto, yo tenía un esguince desde que habían tocado Música Oi!, de modo que cuando salieron Lágrimas y Rabia tenía el tobillo suplicando clemencia. Sin conceder ni un pequeño descanso, comenzaron a salir los temas nuevos a ráfagas entre las grandes canciones del trío. Un pequeño pogo de no más de diez personas nos arremolinamos la mayor parte del concierto mientras coreábamos cada letra, terminando el concierto con la canción de Sin Dios.

Terminado el, para mí, plato fuerte, aún quedaban Zensurats, banda levantina de street punk con tintes ska (Oi!, vamos) bastante buenos y cañeros. Pero el horario, unido a que tocar después de Lágrimas y Rabia debe de ser una putada que te cagas en cualquier circunstancia, dejó un ambiente bastante frío durante toda la actuación.

De paso, destacar la buena labor tanto de la peña del C.S.O., como el genial rollito que se respiraba entre el público (sesenta o setenta personas en el momento grande de la noche) y lo bien que nos trató Txulo después del concierto, hablando con nosotros, repartiendo copias del nuevo disco (del que pronto habrá noticias por aquí) y en general siendo un tipo de puta madre.

En conclusión, un gran concierto, como siempre, donde la nota negativa, como siempre en Alcorcón, se la lleva la mala señalización y el aislamiento nocturno que nos impidió regresar cómodamente a casa. Putadas del rock and roll.

Algún que otro concierto mientras estaba de vacaciones

septiembre 6, 2010

En estos dos meses me he visto a un puñado de grupos en conciertos. Muchos menos de los que hubiera querido, y además, con bastantes pocos punks, pero bueno, una reseñita rápida de mi paso por los conciertos veraniegos nunca puede hacer daño:

-Me trague a Magö de Oz en Alcalá de Henares para poder ver a Muro y a Sinkope. No solo los “folk-metaleros” dieron la mierda más infecta de concierto que me he tragado en mi vida, sino que encima llovió y nos jodieron los grupos que quería ver. A cambio, me lleve la grata sorpresa de que también tocaron Koma, que dieron un espectáculo digno de mejor público. Ganas de repetir con ellos.

 -No por ello me quede con las ganas de ver a Sinkope. Les vi el otro día en Alcorcón, donde dieron un concierto regulero pero gratuito, lleno de niñatos poligoneros con sus novias. Supongo que si no hubiera estado lleno de gentuza, el ambiente hubiese mejorado el conci hasta darle un “muy bueno”.

 -En Vallecas fui a ver a Burroeskeleto, de los que tenía grandes referencias y a los desconocidos Obsesión del Seso. Los obsesos me gustaron y lo disfrute un montón, mientras que los otros, a pesar de las buenas críticas, me resultaron bastante más flojos. Aún así, el ambiente de la sala Hebe es cojonudo, siempre.

 –Gritando en silencio, les vi en Vallecas y dieron un concierto redondo, aportando exactamente lo que esperaba de ellos. Repetiré sin ninguna duda.

 –Tokame la Polla, grupazo que hace versiones de la banda de Evaristo a saco, y siempre me lo paso como un enano con ellos. Me hicieron sudar como pocas veces, aunque no tanto como cuando en las fiestas de Alcalá me vi a Vagos Permanentes (y no se cuantas van ya) que dieron un conciertazo y presentaron algún tema nuevo de su próximo disco.

Y mucho me dejo por ahí en el tintero, pero esos son los que tengo más presentes en mi cabeza. Ahora ya estoy calentando motores para el Lumbreiras, el Getafe en vivo y, más cerca, los Lágrimas y Rabia en la Escuela Taller.

Vikalvarrada 2010, sin grupos, pero con retraso y lluvia…

julio 6, 2010

El concierto de la Vikalvarrada del Viernes fue uno de los conciertos más divertidos a los que he asistido en mucho tiempo. Entre otras cosas, porque estaba deseoso de desatar toda mi mala baba en un concierto y dejar a un lado todas mis preocupaciones al ritmo de la música. Por otro lado, porque hay pocas cosas que me gusten más que los conciertos abiertos llenos de gentuza por todas partes, y es exactamente lo que prometía este festival. Grupos poco conocidos y variados, cabezas de cartel más o menos consagradas y buen rollo. Lo dieron.

  Llegamos con un poco de bebida comprada en un supermercado del barrio (MAL por nuestra parte, que estos conciertos los financia la barra, pero a veces la avaricia nos puede a todos) y la justicia karmika nos cayó encima en forma de tormenta de lluvia de cagarse. Maldiciendo la lluvia nos refugiamos todos los congregados (no debían llegar a 80 personas) en la carpa, junto al escenario. Previsores los organizadores, salvaron el concierto con la carpita. Pero eso si, el concierto se convirtió en un barrizal a partir de ese momento.

 Con un retaso de más de dos horas (no se si esperaban a que se llenase aquello o sería porque el cartel perdió dos bandas antes de empezar) salieron a desfilar los primeros grupos del cartel. Tengo un problema con esto y es que había dos grupos de rock-metal, Voz Mercuria y los Iraka. Los que tocaron primero (creo que los Voz Mercuria, pero mi problema es que no puedo jurar que no fueran Iraka, porque no conocía a ninguno de los dos) dieron un concierto horrible, y mira que no me gusta hablar mal. Tal vez porque estábamos fríos o lo que sea, su actuación me pareció un petardo.

Después de eso la cosa solo podía mejorar, y eso que del cartel se nos habían caído los Hirurko (andaban por allí de nuevo, repartiendo pegatas como siempre) y los Alioth, a los que no conocía tampoco de nada. Salieron los otros metaleros, ¿Iraka? (insisto, no estoy seguro de en que orden salieron los dos primeros) y dieron un concierto más hardcore  y con más garra. Pogos, botes, gente dando la fiesta y, como siempre, yo el primero molestando en la primera fila.

 Sujeto K dio un conciertazo de morirse, lleno de caña y presentando un disco nuevo. No había oído grandes cosas de ellos, pero me parecieron más que solventes sobre las tablas. Pogos por todos lados, fiesta, gente bailando a lo bestia, alguna chica que acabo mosca conmigo porque soy un bruto (muy buen rollo en el ambiente, de verdad). Los Mako, sin embargo, fueron la revelación de la noche. Cojonudos se queda corto para definir este grupazo de rock de los de antes, con estilazo, clase, calidad, contundencia…me podría deshacer en halagos para esta peña, pero simplemente os recomendaré que no los dejéis pasar.

Ya calientes, con solo los más resistentes en las primeras filas y dispuestos a todo, saltaron los The Kluba. Como nunca me gustaron los Skalariak, tampoco me esperaba mucho del hijo bastardo, y efectivamente, ni me defraudaron ni me sorprendieron. Pogos salvajes (demasiado para un grupo tan ska como este), buen rollo, unos cuantos temas nuevos con reciclados de los Skalariak y demás…No me gusta eso de que este grupo, normalito, lo pete frente a los dos anteriores, que les pegan mil vueltas. Es lo que hay.

 Después salieron los Limando el serrucho, que directamente me parecieron divertidos e insustanciales. Y eso que el ska y el reggae me molan, de verdad, pero nada, no me dijeron nada especial. La cosa acabó y nos fuimos contentos. Me lo pasé como un enano bailando con los Mako y los Sujeto K, que son los que me gustaron, conocí a Robertez de Motociclón, un tío genial con una verborrea impresionante y que sabe mucho, y la organización, pese al retraso espantoso, supo hacerle frente a la lluvia de puta madre, fueron más que majos y los precios de barra (que también me acerqué a hacer gasto) eran asequibles (otra colleja más por llevar bebida de fuera) aparte de que servían unos bocadillos geniales. No pude ir el Sábado, pero seguro que también se portaron.

Y para la próxima, me llevo un boli y un papel para apuntar que grupos van tocando y así no dudo a la hora de hablar bien o mal de nadie. Por cierto, que probablemente aumente ahora el ritmo del blog a dos post por semana, uno sobre cosas actuales (conciertos, discos nuevos…) y otro sobre cosas más viejas y que me gusten. Los días, como siempre, casi aleatorios.

Pim Pam Punk, 5ª edición…

junio 20, 2010

El concierto de este fin de semana era una elección complicada. Mientras que en Mostotes tenía a Envidia Kotxina compartiendo escenario con los Delito y Medio, dos de mis grupos de punk madrileño favoritos, en san Sebastián de los Reyes tocaban Agresión con Escuela de Odio. Finalmente opté por ir al festival Pim Pam Punk en Móstoles, en la sala Amsala.

Nos perdimos yendo al concierto, y acabamos en la calle Río Miño de Alcorcón, donde, obviamente, no estaba la sala. Por culpa de este fallo de orientación nos perdimos buena parte del concierto de La Madre. Como no los conocía tampoco estaba muy preocupado, pero lo que pude ver me dejo buen sabor de boca. Me quedé con ganas de ver más, pero como a primeros de Julio tocan en la Vikalvarrada, tendré una segunda oportunidad.

Ya entrando en los dos grupos que me interesaban, los Delito y Medio salieron a comerse el mundo y se lo zamparon sin problema. El ambiente ya caldeado estalló pronto en pogos en sus canciones más movidas mientras que con el resto no dejamos de pegar botes. Aún éramos un puñado de personas nada más, pero lo dimos todo hasta el final.

La nueva incorporación a las voces (nueva…más de un año que lleva el tío en el grupo) no desmerece a Oskar en absoluto, y supo meterse rápido al público en el bolsillo mientras los demás daban tralla y tralla sin parar. Acabé el concierto de los Delito completamente empapado en sudor, agarrotado y plenamente feliz. Y eso que faltaba lo grande.

Envidia Kotxina no dejó ni un segundo de concesiones. Desde el primer momento sacaron la artillería pesada, y es que le tiempo corría en su contra y había que poner toda la carne en el asador. Pronto sacaron temas como Con y contra quien, Pensando en el ayer, Hoy ha muerto un niño,… Ya éramos bastante más gente y los pogos llenaban la sala en distintas intensidades, y como los Envidia son un no parar de dar leña, pues nosotros tampoco paramos.

Cuando sacaron Un madero mil lapiceros yo ya tuve que parar un rato. Aquello era una guerra de codos, rodillas y cabezas. Desde luego que el ambiente era el óptimo. El grupo estiró todo lo que pudo la actuación. Ladi Di, El país de Alicia, Ay-untamiento, y Deskiziao como cierre a una actuación donde no faltaron las buenas palabras para la organización y las críticas a “los mercados” y sus siervos políticos.

La sala Amsala, completa desconocida para mí, es un recinto grande y los precios no son excesivos (2€ el chupito, 3€ el tercio de cerveza). No venden minis (en mi opinión, un error común, ya que el suelo luego acaba plagado de botellines rotos), además de que la ambientación es muy fea, con unos láser de colores que hacían que “pareciéramos un semáforo”. Aún así, es otro garito a tener en cuenta, visto lo visto.

Respecto a la gente, y con abundancia de skins y skin-girls, un buen rollo genial. Andaba por ahí uno de los de Hirurko pegando pegatinas del grupo como si le fuese la vida en ello, y no hubo malos ratos, de modo que un diez al concierto. Eso sí, nos la colaron, porque en la entrada venía también el nombre de Vagos Permanentes, pero no estaban en el cartel y no tocaron. Los responsables sabrán a que juegan…

Migas Rock 2010

mayo 10, 2010

            La segunda entrega del festival Migas Rock, celebrado en Azuqueca de Henares este día 8 de Mayo, llevaba impresa las dos cosas que hacen grandes a un evento musical del rock: la apuesta por grupos fuera del circuito más conocido y la ilusión de una organización que sueña con sacar adelante proyectos que hubieran querido tener disponibles mucho antes en su zona. Cuando esto se pierde en base al beneficio económico, se pierde la esencia. Bien, por tanto, por la peña detrás del festival. El año que viene, si todo sale bien, repetiremos.

            El precio de la entrada resulta casi simbólico viendo el plantel. Siete grupos, un humorista (bastante malo), un Dj pinchando música desde las tres de la tarde y una invitación a un plato de migas castellanas con la entrada. Todos por unos irrisorios cinco euros que bien podría haberme gastado en un cubata mal servido en cualquier bar. Como he dicho, detrás de todo el evento se notaban las ganas de poner al alcance de la gente de la alcarria y alrededores un espectáculo de rock decente y asequible.

            Hablando ya de los grupos, empezaron Gritos olvidados (la única banda que no aparece impresa en la entrada), una banda de heavy-rock con buena calidad instrumental pero algo floja compositivamente. A destacar la versión de Nothing else matters de Metallica, así como el buen rollo que destilaba el cantante.

            Después salieron los Dommo, que no me llamaron la atención. Aproveché su actuación, y la de los Anticrispis, para salir a tomar algo fuera y buscar a la gente que llegaba atrasada. Con lo poco que pude escuchar, me quedo con los segundos antes que con los primeros, pero no me hagáis mucho caso.

            Entrando ya con los grupos de los que había oído hablar, los Mortadelia me decepcionaron bastante. Simpáticos y buena música, pero demasiado clones de Mama Ladilla. Ni tan buenos ni tanta gracia como para sobrevivir a la comparación tan obvia, aparte de que les vi bastante sosos en el escenario.

            Los siguientes eran los Vagos Permanentes, grupo complutense al que ya había visto en varias ocasiones y que estuvieron a la altura de lo esperado sin más. Ya empezaba a haber pogos decentes, y el repertorio del grupo es muy bueno, pero les he visto más inspirados. O eso o es que ya estábamos todos impacientes de ver salir a la gran cabecera del concierto, Lendakaris Muertos.

            Los navarros salieron a romperlo todo, entraron a saco y con ese humor que les sale por todos lados. Les había visto hace un par de años, pero en este concierto estuvieron aún más enérgicos, a pesar de dejarse varios temas grandes en el tintero. Su último disco, en directo, no les hace justicia en absoluto.

            Como punto negativo, destacar que nos pusieron un foso de un metro de ancho formado con vallas cutres y mal colocadas que se doblaban y rompían bajo el peso de la gente apoyada (consecuencia directa de que estuvieran mal puestas). Solo dio problemas con los Lendakaris, que fue cuando los pogos fueron algo serio. Para responder a esto nos colocaron a un grupo de gente a empujarnos y mantener en pie el cerco. Solo generó malos royos y unas cuantas hostias mal dadas, aparte de que Aitor casi se deja la pierna a un lado del foso y el cuerpo al otro en una de sus incursiones. Creo que no habría sido tan difícil dejarnos ponernos al pie del escenario, o al menos, montar un foso que no se cayera a pedazos.

            No obstante, el concierto fue de una potencia asombrosa, con muy buen rollo en general y destacar que uno de los que estaban conteniéndonos en las vallas se nos acercó luego del conci a los que estábamos en la primera fila a pedirnos disculpas por las hostias y a animarnos a volver el año siguiente. Sin ninguna duda, repitiremos. Y grandes los Lendakaris muertos, se ganan la pasta de la entrada cada vez que les veo.